Dietas, jugos, nutrición, salud y más.. consejos y datos!

que es el autismo – Mira que genial

114

Información Básica Para Los Progenitores

Hoy es el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, para fomentar la mejor calidad de vida de niños y adultos, a fin de que puedan tener una vida plena. El autismo es un trastorno neurológico complejo que en general dura toda la vida. Es una parte de un grupo de trastornos conocidos como trastornos del espectro autista (ASD por sus iniciales en inglés). En nuestros días se diagnostica con autismo a 1 de cada 68 individuos y a 1 de cada cuarenta y dos pequeños varones, haciéndolo más frecuente que los casos de cáncer, diabetes y VIH pediátricos combinados. Se presenta en cualquier grupo racial, étnico y social, y es 4 veces más frecuente en los niños que en las pequeñas. El autismo daña la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros. También, está asociado con rutinas y comportamientos repetitivos, como reparar objetos obsesivamente proseguir rutinas muy concretas. Los síntomas pueden oscilar desde leves hasta muy severos.

Primero, sea amable con usted mismo. No es sencillo recobrarse de la convulsión de saber que su pequeño tiene un trastorno de desarrollo que no se conoce la causa la cura. Admita cualquier y todos y cada uno de los sentimientos que el diagnóstico le puede suscitar, y no intente culparse: Es imposible para descifrar la manera de proteger plenamente a su hijo del autismo. El paso siguiente es armarse con todos los hechos sobre el trastorno. El conocimiento es poder, y cuanto más conoce, más capaz se sentirá para caminar por el desalentador sufrimiento del autismo. Diríase que es también importante darse un “descanso” del autismo cuando llega a ser realmente abrumador. Y si usted encuentra que el diagnóstico ha sido muy estresante y que no ha podido superarlo, considere hablar con un consejero un terapeuta. Usted no puede – y no espere a – resistir esta tormenta solo(a).

Los trastornos del espectro autista se pueden diagnosticar formalmente a la edad de tres años, aunque nuevas investigaciones están reculando la edad de diagnóstico a seis meses. Por norma general son los progenitores quienes primero notan comportamientos poco comunes en su hijo la incapacidad para alcanzar apropiadamente los hitos del desarrollo infantil. Ciertos padres explican que su hijo parecía diferente desde su nacimiento y otros, que iba desarrollándose por norma general y después perdía destrezas. Puede que inicialmente los pediatras descarten las señales del autismo pensando que el pequeño podrá lograr el nivel deseado y le aconsejan a los padres que aguarden y vean como se desarrolla. Nuevas investigaciones muestran que cuando los progenitores sospechan que hay algo mal con su hijo, por norma general están en lo correcto. Si tienes inquietudes acerca del desarrollo de tu hijo, no aguardes y habla con su pedíatra para que sea evaluado.

No hay dos pequeños con autismo que son iguales, mas existen algunas señales que muchos de ellos comparten y que los especialistas están conformes que pueden ser identificables desde las edades tempranas del pequeño, todavía ya antes. Los pequeños en el fantasma normalmente tienen dificultad de relacionarse con otras personas; apenas pueden charlar, y si lo hacen, no pueden comunicarse en la manera que las personas pueden comprender fácilmente (por ejemplo ellos chillan fuerte cuando están tristes, en vez de plañir). Generalmente no mantienen el contacto visual – es demasiado intenso – y tienen inconvenientes para leer las códigos sociales. Son asimismo propensos a comportamientos reiterativos, aleteando sus manos constantemente pronunciando la misma frase una y otra vez. También pueden ser más sensibles que los niños típicamente en desarrollo, dramáticamente menos, a las miradas, los sonidos y tacto.

Se lo llama “trastorno de fantasma” porque diferentes personas con TEA pueden tener una gran variedad de síntomas distintos. Estas pueden tener problemas para hablar con usted y es posible que no lo miren a los ojos cuando les habla. Además de esto, pueden tener intereses limitados y comportamientos repetitivos. Posiblemente pasen un buen tiempo ordenando cosas repitiendo una oración una y otra vez. Parecieran estar en su “propio mundo”.

El autismo es un trastorno del espectro, lo que significa que este se manifiesta por sí solo en diferentes formas. Un diagnóstico puede escalar de leve a severo, y aunque los pequeños que lo tienen (esto es que están en el espectro) acostumbran a enseñar rasgos similares, también son tan individuales como los colores de un arco iris, cada uno de ellos manejando una bolsa de sorpresas de síntomas. Al tiempo que un niño puede raramente hablar y tener complicad para aprender cómo leer y escribir, otro puede tener muchas habilidades y puede asistir a clases en una escuela usual. Otro niño puede ser tan sensible a la sensación de la lona que todas las etiquetas deben ser cortadas antes de que él use la ropa, al paso que su amigo que asimismo es autístico puede no tener ningún inconveniente sensorial.

El autismo es un trastorno neurológico complejo que generalmente dura toda la vida. Es parte de un grupo de trastornos conocidos como trastornos del espectro autista (ASD por sus siglas en inglés). En la actualidad se diagnostica con autismo a 1 de cada 68 individuos y a 1 de cada 42 pequeños varones, haciéndolo más común que los casos de cáncer, diabetes y VIH pediátricos combinados. Se presenta en cualquier conjunto racial, étnico y social, y es cuatro veces más usual en los niños que en las niñas. El autismo daña la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros. Asimismo, está asociado con rutinas y comportamientos repetitivos, como arreglar objetos obsesivamente continuar rutinas muy concretas. Los síntomas pueden oscilar desde leves hasta muy severos.

Primero, sea afable con mismo. No es moco de pavo recobrarse de la conmoción de saber que su pequeño tiene un trastorno de desarrollo que no se conoce la causa la cura. Acepte cualquier y todos los sentimientos que el diagnóstico le puede provocar, y no intente culparse: Es imposible para descifrar la manera de resguardar absolutamente a su hijo del autismo. El paso siguiente es armarse con todos los hechos sobre el trastorno. El conocimiento es poder, y cuanto más conoce, más capaz se va a sentir para andar por el desmoralizador sufrimiento del autismo. Se dice que es también esencial darse un “descanso” del autismo cuando llega a ser muy abrumador. Y si usted encuentra que el diagnóstico ha sido muy agobiante y que no ha podido superarlo, considere hablar con un consejero un terapeuta. Usted no puede – y no espere a – resistir esta tormenta solo(a).

Los trastornos del espectro autista se pueden diagnosticar formalmente a la edad de 3 años, aunque nuevas investigaciones están retrocediendo la edad de diagnóstico a 6 meses. En general son los padres quienes primero notan comportamientos poco comunes en su hijo la incapacidad para lograr apropiadamente los jalones del desarrollo infantil. Algunos progenitores explican que su hijo parecía diferente desde su nacimiento y otros, que iba desarrollándose generalmente y luego perdía aptitudes. Puede que en un inicio los pediatras descarten las señales del autismo pensando que el niño podrá lograr el nivel deseado y le recomiendan a los progenitores que aguarden y vean como se desarrolla. Nuevas investigaciones muestran que cuando los progenitores sospechan que hay algo mal con su hijo, generalmente están en lo correcto. Si tienes inquietudes acerca del desarrollo de tu hijo, no esperes y habla con su pedíatra para que sea evaluado.

No hay 2 pequeños con autismo que son iguales, pero existen algunas señales que muchos de ellos comparten y que los especialistas están de acuerdo que pueden ser identificables desde las edades tempranas del niño, aún antes. Los niños en el fantasma en general tienen dificultad de relacionarse con otras personas; apenas pueden charlar, y si lo hacen, no pueden comunicarse en la forma que las personas pueden entender sencillamente (por ejemplo gritan fuerte cuando están tristes, en lugar de plañir). En general no mantienen el contacto visual – es demasiado intenso – y tienen inconvenientes para leer las códigos sociales. Son también propensos a comportamientos reiterativos, aleteando sus manos constantemente pronunciando exactamente la misma frase una y otra vez. También pueden ser más sensibles que los niños típicamente en desarrollo, dramáticamente menos, a las miradas, los sonidos y tacto.

En poco actualizaremos esta entrada con indicaciones y un vídeo, apuntate en nuestro fan page, para saber las actualizaciones.

Ahora te toca a ti, cuéntanos en Jugos10.net..

________________________________

Si deseas saber las actualizaciones de nuestros artículos, síguenos en nuestro fan page!

Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales!!

Comentarios

Pin It on Pinterest

Shares