Dietas, jugos, nutrición, salud y más.. consejos y datos!

envejecimiento – Mira que genial

3

De qué manera Preparar Tu Cerebro Para La Era Del Super Envejecimiento

La esperanza de vida de las personas con síndrome de Down está en la actualidad en torno a los sesenta años, lo que demanda planear desde las asociaciones y las familias, nuevos programas de intervención para contestar a las demandas que presenta el envejecimiento en este colectivo concreto. Conforme la OMS , en el siglo XX se produjo una revolución de la longevidad. La esperanza media de vida al nacer ha aumentado 20 años desde 1950 y llega ahora a 66 años, y se prevé que para dos mil cincuenta haya aumentado diez años más. Este triunfo demográfico y el veloz desarrollo de la población en la primera mitad del siglo veintiuno significan que el número de personas de más de sesenta años, que era de cerca de 600 millones en el año 2000, va a llegar a casi 2.000 millones en el 2050, al tiempo que se proyecta un incremento mundial de la proporción del conjunto de población definido como personas de edad del diez por ciento en mil novecientos noventa y ocho al quince por cien en dos mil veinticinco.

Cuando los telómeros alcanzan una talla crítica, se activa una contestación de daño del ADN, dependiente del gen supresor tumoral denominado p53 , que desencadena la muerte celular por apoptosis diez ? Por norma general, este mecanismo dependiente de p53 se activa cuando se produce cualquier clase de lesión oxidativa del ADN, por modificaciones de la cromatina que alteran su estructura (por ejemplo por efecto de un fármaco) también cuando se producen modificaciones oncogénicas. Para eludir la acumulación de daños en el ADN, la célula tiene una batería de enzimas responsables del mantenimiento y la reparación del ADN , como una telomerasa encargada de restituir la longitud de los telómeros. No obstante, la telomerasa se refrena en tejidos somáticos, al tiempo que los mecanismos de reparación, como el resto de los componentes celulares, amontonan asimismo daños que los inactivan de forma progresiva.

Ese incremento será más notable y rápido en los países en desarrollo, en los que se prevé que la población de edad se cuadriplicará en los próximos 50 años. En Asia y América Latina, la proporción del grupo clasificado como personas de edad aumentará del ocho por ciento al quince por cien entre mil novecientos noventa y ocho y dos mil veinticinco, mientras que en África se prevé que esa proporción aumente sólo del cinco por ciento al seis por ciento durante ese período, y que después se duplique para el año 2050.

Desde los años mil novecientos ochenta, esté fenómeno se ha asociado a la minoración de la longitud de los telómeros , las secuencias cortas que se hallan en los extremos de los cromosomas para permitir su replicación completa y eludir que se fusionen entre sí. En efecto, los telómeros se recortan en todos y cada división celular por el hecho de que el complejo ADN polimerasa no puede contestar absolutamente los extremos de los cromosomas. 9 ? Por este motivo, la longitud de los telómeros puede considerarse como un marcador de la historia proliferativa de la célula: los telómeros de las células conseguidas en personas de edad avanzada son más cortos que los medidos en personas más jóvenes.

Envejecemos por el hecho de que las macromoléculas que componen nuestro organismo ( ácidos nucleicos , proteínas y lípidos) van amontonando daños que van provocando su pérdida de función. Debido a estas perturbaciones, el funcionamiento normal de las células se modifica, lo que va a trastocar por su parte el funcionamiento de los diferentes órganos Nuestro organismo es un sistema activo, en estado de humillación y reparación permanente. El envejecimiento corresponde a una ruptura de ese equilibrio, cuando la acumulación de daños sobrepasa la capacidad de reparación. En la ruptura del equilibrio dinámico, intervienen factores muy variados: influencias genéticas, comportamentales y ambientales, que podrían incidir de forma positiva negativa en cada lado de la balanza.

El proceso normal de producción de energía en nuestras células, esencial para sostener las funciones vitales, tiene lugar en el interior de las mitocondrias De forma colateral, durante este proceso se producen especies reactivas del oxígeno (ERO, en inglés ROS, de reactive oxygen species) que son compuestos moleculares inestables, extremadamente reactivos, 5 ? que alteran todos los componentes celulares (ácidos nucleicos, proteínas y lípidos). Se ha calculado que cada molécula de ADN contenida en todas y cada una de nuestras células es objeto de unos diez.000 ataques por día por la parte de los radicales libres.

El ADN contenido en el interior de las mitocondrias está considerablemente más expuesto que el ADN del núcleo, ya que está más próximo a la fuente de los ERO y está menos protegido, al carecer de histonas Pues el ADN mitocondrial codifica sobre todo para componentes de la maquinaria de producción de energía, estos componentes amontonan alteraciones que contribuyen a disminuir su funcionalidad, lo que produce una minoración de la producción de energía ( ATP ) detectable desde los 50 años. Cuando la producción de ATP disminuye bajo un umbral, la célula deviene incompetente, con lo que se desencadena el proceso de muerte celular por apoptosis , de forma que disminuye el número de células productoras de energía, lo que contribuye al proceso de envejecimiento.

en periodo de restricción, cuando no hay suficiente comestible disponible, los recursos energéticos libres se consagran a los mecanismos de supervivencia (mantenimiento y reparación), que llevaría a la negligencia del desarrollo y la reproducción; en este caso, se ralentiza el proceso de envejecimiento, para permitir a los organismos esperar a que se presenten unas condiciones más favorables para la reproducción.

Una transformación demográfica mundial de esta clase tiene profundas consecuencias para cada uno de ellos de los aspectos de la vida individual, comunitaria, nacional y también internacional. Todas y cada una de las facetas de la humanidad (sociales, económicas, políticas, culturales, psicológicas y espirituales) experimentarán una transformación.

Según la OMS , en el siglo veinte se produjo una revolución de la longevidad. La esperanza media de vida al nacer ha aumentado 20 años desde mil novecientos cincuenta y llega ahora a sesenta y seis años, y se prevé que para 2050 haya aumentado 10 años más. Este triunfo demográfico y el veloz crecimiento de la población en la primera mitad del siglo veintiuno significan que el número de personas de más de 60 años, que era de en torno a seiscientos millones en el año dos mil, va a llegar a prácticamente 2.000 millones en el dos mil cincuenta, mientras que se proyecta un aumento mundial de la proporción del grupo de población definido como personas de edad del 10 por cien en mil novecientos noventa y ocho al quince por ciento en dos mil veinticinco.

En poco actualizaremos esta entrada con indicaciones y un vídeo, apuntate en nuestro fan page, para saber las actualizaciones.

Ahora te toca a ti, cuéntanos en Jugos10.net..

________________________________

Si deseas saber las actualizaciones de nuestros artículos, síguenos en nuestro fan page!

Recuerda compartir y seguirnos en las redes sociales!!

Comentarios

Pin It on Pinterest

Shares